Tumba del Rey David

DAVID


Rey David

Rey David

David perteneció a la familia de Isaí de la tribu de Judá.  Nació cerca del año 1040 a.C.  Su nombre proviene del hebreo דָּוִד  y significa "Amado".  Fue el menor de siete hermanos y como era costumbre el menor era el más postergado y se le daban tareas pastoriles.

Fue rey isaraelita, sucesor del rey Saúl y segundo en reinar el antiguo Reino de Israel, la historia de éste aparece en los libros de Samuel el profeta y en los Salmos, en el Antiguo Testamento de la BibliaEl Rey David, fue padre de uno de los grandes gobernantes de IsraelSalomón.

El rey David es considerado como valiente, apasionado y escencialmente justo, aunque no exento de pecados, así como un aclamado guerrero, músico y poeta, y al que tradicionalmente se le atribuye la autoría de muchos de los Salmos del Libro de los Salmos.  Su reinado se llava a cabo sobre el territorio de Judá entre 1007 a.C. y 1000 a.C. y sobre Israel entre el año 1000 a.C. y 970 a.C.

La vida del rey David, es especialmente importante para el Cristianismo, Judaísmo y el Islam.  Su biografía se basa casí exclusivamente en los libros de Samuel, donde se le describe como rubio, de hermosos ojos, prudente y muy bella presencia.

La historia de David y Goliat

El reino de Israel gobernado por el rey Saul en ese entonces, estaba en guerra con los filisteos, estos contaban con un líder (gigante) llamado Goliat, un hombre con estatura descomunal de 2,9 metros cuya armadura, según el sistema métrico actual, pesaría aproximádamente 55 kilos.


Confiado en su gran fortaleza física, desafió a los ejércitos de Israel durante cuarenta días, a fin de que ellos eligieran a su mejor hombre, quien se enfrentaría a él (Goliat).  Así se decidiría la batalla y el pueblo vencido, sería "esclavo" del ganador.

David fue enviado por su padre a visitar a sus hermanos que estaban en el campamento.  Estando allí escucha el desafío de Goliat.  La biblia muestra a David como "pastor", preocupado por defender a sus rebaños de los ataques de las fieras salvajes, en base a un talento que poseía con la ayuda del cayado y su honda.  En base a este antecedente, posteriormente se ofrece delante del rey Saúl, como voluntario para hacer frente al líder filisteo.

Para los hebreos fue un momento crucial de su existencia como nación autónoma.  “toda la tierra sabrá que hay Dios en Israel” (1ª Sam 17:46, 47).   

Es vestido con la armadura del mismo Saúl, pero al no estar acostumbrado a utilizar armadura, se deshace de ella, se dirige al campo de batalla con su honda y su cayado y recoge 5 piedras lisas de un arroyo.  Goliat se burla del cayado de David (asemejándolo a un simple "palo" (1ª Sam 17:43), pero una vez trabada la pelea, David consigue vencer a su enemigo lanzando con su honda una piedra, que impacta en plena frente del gigante. 


Una vez caído, David corre hacia él y le corta la cabeza con su propia espada rematándole y se lleva la cabeza y las armas a su tienda.  Así David consigue la primera de muchas victorias, que conseguirá confiando en Dios.



El rey David en el Judaísmo es visto como una figura trágica.  En el Cristianismo David es la figura del creyente cristiano que depende de Dios en los momentos de adversidad, tanto como los de gloria como los de arrepentimiento.  Los Musulmanes rechazan la descripción biblíca del Rey David como un adúltero y asesino, esto derivado de la creencia islámica de la infalibilidad y superioridad moral de los profetas.

Símbolo del Islamismo


Símbolo del Cristianismo

Símbolo del Judaísmo

En la Biblia, los Salmos de David, en especial el Salmo 23 y el intenso Salmo 51, dejan testimonio de la naturaleza humana de David, su talento para la composición poética y la lírica Jehová es mi pastor nada me faltará.


Entre los siglos XV y XIX, los fabricantes de barajas francesas solían asignar a cada figura la representación de un personaje histórico o mitológico. En este caso, el rey David era identificado con la figura del rey de picas.


En los tiempos del sitio de Rabbah, David no asistió a la batalla quedándose en Jerusalem, despúes de una siesta, caminó por un terrado y observó en una casa vecina una mujer de hermosa apariencia bañándose y David la deseó. Se hizo informar y averiguó que su nombre era Betsabé, hija de Eliam, esposa de Urías, un soldado heteo principal que luchaba en Rabá. Esta condición no hizo desistir a David.

David la hace venir y yace con ella por lo que comete adulterio con Betsabé con la esposa de Urias el Hitita, mientras que su esposo luchaba en la batalla (en el sitio de Rabbah). El adulterio (para la mujer) era penalizado con la muerte en Israel. Betsabé queda embarazada, entonces David llama a Urias, a fin de que pueda estar con su esposa y ocultar la verdadera identidad del padre del niño. Sin embargo, Urías se niega a permanecer en su casa mientras sus compañeros están en la lucha, por lo que David cambia su estrategia: Lo envía de regreso al sitio de Rabbah pero da instrucciones a Joab (el comandante) para que situé a Urías en la parte frontal y mas dificil de la batalla, a fin de que lo mataran en combate. Betsabé guarda un luto por su esposo mientras un enamorado David espera.

David se casa con Betsabé (la cual llegó a ser su esposa preferida) y ella lleva su hijo, "pero lo que había hecho David desagradó al Señor". El profeta Natán, sucesor de Samuel confronta a David, diciendo: "¿Por qué has despreciado la palabra de Dios, para hacer lo que es malo a sus ojos? Has herido a Urías, el hitita, con la espada y has tomado a su esposa para ser tu esposa" (2 Samuel 12:9) Por lo tanto, por adulterio y asesinato, Nathan declara que Dios le quitará la tranquilidad a su casa y al rey propiciándole sozobras continuas, un reino agitado, lleno de disturbios civiles violentos e intrigas. Además, aclaró David no iba a morir por esto (ya que David demuestra arrepentimiento); pero sí su hijo nacido de Betsabé.

David se arrepiente, pero Dios "hirió al niño ... y se enfermó,  en el séptimo día murió el niño."  David interrumpió su ayuno se viste, y come.

Sus siervos preguntan por qué se lamentó cuando el bebé estaba vivo, pero ya no cuando está muerto, y David contesta: "Mientras el niño aún vivía, yo ayunaba y lloraba, le dije, ¿quién sabe si el Señor tendrá compasión de mí , que el niño pueda vivir? Pero ahora que ha muerto, ¿por qué he de ayunar? ¿Podré yo he de hacerle volver? Yo voy a él, pero él no volverá a mi.
El rey David, ya anciano se encontraba decrépito y postrado en cama.  Aprovechandose de la situación, su hijo superviviente Adonías (heredero natural) se declara Rey. 


Betsabé, la esposa preferida de David, y Natan el profeta, temiendo por la actitud hostíl del ambicioso Adonías, fueron con David para procurar un acuerdo que colocase a Salomón (el segundo hijo de Betsabé) en el trono.

DAvid danzando frente al Arca

Salomón había sido elegido por Dios (1ª Re 3:7) y este acuerdo entre David y su mujer preferida solo concretaba los designios divinos. Salomón es ungido, y recibe de su padre David las instrucciones finales: "no derramar sangre"... "no buscar revanchas" y "seguir los preceptos del Señor" a fin de lograr prosperidad (1ª Re 1:15; 2:1-4; 1ª Re 2:2) Asimismo, se incluía la promesa de continuar la línea hereditaria en el trono de Judá por siempre.


David muere (aprox. 70 años) cerca del año 970 a.C. y es enterrado en ciudad de David. Había gobernado cuarenta años sobre Israel, siete en Hebron y treinta y tres en Jerusalén.  David fue sepultado en su ciudad sobre la colina oriental (1 Reyes 2:10). La Tumba del rey David es un lugar reciente (medieval) que en realidad tal vez no se corresponda con su sepultura, ya que fue enterrado en la Ciudad de David, situada más al sureste.

Tumba del Rey David




-->



Fuente:

0 comentarios:

Búscanos en Facebook


Búscanos en Facebook
Tumbas que nadie Visita