Tumba de Eva Peron

MARIA EVA DUARTE DE PERÓN


Fue una actriz argentina y dirigente política. Nació en Los Toldos Argentina, el 7 de mayo de 1919. en 1945 contrae nupcias con Juan Domingo Perón, quien asume como presidente de Argentina 🇦🇷convirtiéndose Eva en primera dama. Fue presidenta del Partido Peronista Femenino, presidenta de la Fundación Eva Perón. En 1952 es declarada "Jefa Espiritual de la Nación".

Evita

De origen humilde, Eva Perón; Migra a la ciudad de Buenos Aires a la edad de 15 años, donde se dedicó a la actuación, alcanzando renombre en el radio-teatro, teatro y en el cine. Fue una de las fundadoras de la Asociación Radial Argentina (ARA) en 1943, siendo elegida como presidenta.

Eva Perón

Eva Perón adoptó una posición activa en las luchas por los derechos sociales y laborales y se constituyó en vínculo directo entre Perón y los sindicatos. En 1951, para las primeras elecciones presidenciales con sufragio universal, el movimiento obrero propuso a Evita, como la llamaba la población, como candidata a vicepresidenta, sin embargo ella renunció a la candidatura el 31 de agosto, conocido como el Día del Renunciamiento, presionada por las luchas internas en el peronismo y la sociedad ante la eventualidad de que una mujer apoyada por el sindicalismo pudiera llegar a vicepresidenta.

La vida de Evita ha sido motivo de una gran cantidad de obras artísticas, tanto en la Argentina como en el mundo. Sin duda alguna la más conocida es el musical Evita, de Andrew Lloyd Webber y Tim Rice (1975), en el que se basó la película musical del mismo nombre, dirigida por Alan Parker e interpretada por Madonna.

Mural Eva Peron

El nombre de Eva fue cambiando con el tiempo. Su nombre de bautismo fue Eva María Duarte como surge del acta parroquial. Así fue también inscrita en la escuela de Junín. Una vez en Buenos Aires, Eva adoptó como nombre el de Eva Duarte, aunque también utilizó brevemente el de Eva Durante. Al contraer matrimonio con Perón en 1945 su nombre legal fue establecido como María Eva Duarte de Perón. Después de que Perón fuera elegido presidente, tomó el nombre de Eva Perón, tal como fue denominada su fundación. Finalmente, a partir de 1946, aproximadamente, el pueblo comenzó a llamarla «Evita». Con respecto a su nombre ella misma dice en La razón de mi vida: Cuando elegí ser «Evita», sé que elegí el camino de mi pueblo. Ahora, a cuatro años de aquella elección, me resulta fácil demostrar que efectivamente fue así. Nadie sino el pueblo me llama «Evita». Solamente aprendieron a llamarme así los «descamisados». Los hombres de Gobierno, los dirigentes políticos, los embajadores, los hombres de empresa, los profesionales, los intelectuales, etc. que me visitan, suelen llamarme «Señora»; y algunos incluso me dicen públicamente «Excelentísima Señora» o «Dignísima Señora», y aun, a veces, «Señora Presidenta». Ellos no ven en mí más que a Eva Perón. Los descamisados, en cambio, no me conocen sino como «Evita».
Confieso que tengo una ambición, una sola y gran ambición personal: quisiera que el nombre de Evita figurase alguna vez en la historia de mi Patria. Quisiera que de ella se diga, aunque no fuese más que en una pequeña nota, al pie del capítulo maravilloso que la historia ciertamente dedicará a Perón, algo que fuese más o menos esto: «Hubo al lado de Perón una mujer que se dedicó a llevarle al presidente las esperanzas del pueblo, que luego Perón convertía en realidades». Y me sentiría debidamente, sobradamente compensada si la nota terminase de esta manera: «De aquella mujer solo sabemos que el pueblo la llamaba, cariñosamente, Evita».

La figura de Evita alcanzó una gran difusión entre las clases populares de la sociedad argentina, que incluía muchas estampas que la representaban de modo similar al que se representa a la virgen María, veneración que molestaba a la Iglesia Católica. A pesar de su dominio y poder político, Evita siempre justificó sus acciones diciendo que fueron «inspiradas» por la sabiduría y pasión de Perón.

Eva Peron

Por otra parte, todavía en vida se impulsó desde el gobierno un vasto culto a su personalidad: cuadros y bustos de Eva Perón fueron colocados en prácticamente todos los edificios públicos.

Eva Peron

Los discursos de Eva Perón, sumamente emocionales y de gran impacto popular, tuvieron la particularidad de apropiarse de términos peyorativos con las que personas de clase alta solían referirse a los trabajadores, para darles un significado elogioso, como hizo con el término «grasitas», diminutivo afectuoso de «grasa», modo despectivo frecuentemente utilizado para referirse a los sectores populares. Al igual que su esposo, Eva usaba habitualmente la palabra «descamisados» ―originada en el término sans-culottes, utilizado durante la Revolución francesa― para designar a los trabajadores, término que se constituyó en un símbolo del peronismo y enfatizaba su propio origen humilde como forma de solidarizarse con los trabajadores.

El siguiente párrafo, incluido en Mi mensaje, escrito poco antes de morir, constituye un ejemplo del modo en que Evita se dirigía al pueblo, tanto en sus discursos públicos como por escrito:

Todo lo que se opone al pueblo me indigna hasta los límites extremos de mi rebeldía y de mis odios, pero Dios sabe también que nunca he odiado a nadie por sí mismo, ni he combatido a nadie con maldad, sino por defender a mi pueblo, a mis obreros, a mis mujeres, a mis pobres «grasitas» a quienes nadie defendió jamás con más sinceridad que Perón y con más ardor que «Evita». Pero es más grande el amor de Perón por el pueblo que mi amor; porque él, desde su privilegio militar supo encontrarse con el pueblo, supo subir hasta su pueblo, rompiendo todas las cadenas de su casta. Yo, en cambio, nací en el pueblo y sufrí en el pueblo. Tengo carne y alma y sangre del pueblo. No podía hacer otra cosa que entregarme a mi pueblo. Si muriese antes que Perón, quisiera que esta voluntad mía, la última y definitiva de mi vida, sea leída en acto público en la Plaza de Mayo, en la Plaza del 17 de octubre, ante mis queridos descamisados.


Busto de Eva Perón

Eva Perón enfermó de cáncer de cuello uterino, muriendo a las 20:25, un 26 de julio de 1952 a la edad de 33 años, sus restos se encuentran en el Cementerio de la Recolecta, en Buenos Aires Argentina.

Cementerio de la Recolecta
Cementerio de la Recolecta en Buenos Aires
Tumba Eva Peron
Mausoleo Familia Duarte

Tumba de Eva Peron
Tumba de Eva Peron "Evita"


0 comentarios:

Búscanos en Facebook


Búscanos en Facebook
Tumbas que nadie Visita